Embrace Darkness

Step Into the Light

Contacto

Leer

?

Ya lo sabemos, son 24 horas, 1440 minutos o 86400 segundos… no importa como se vea, todos contamos con el mismo tiempo cada día, un activo finito que no puede ser guardado ni traspasado… ¿ni comprado?

Nosotros creemos que sí, que el tiempo se compra, y no, no tiene que ver con aumentar la cantidad de horas que tiene tu día, tiene que ver con la forma en la inviertes cada segundo con el que cuentas y como todo proceso de compra, el dinero es imprescindible para realizar la transacción.

¿Alguna vez has hecho la lista de las cosas que consumen tu tiempo? ¿Sabes cuál es el coste de tu hora? ¿Has hecho la relación entre ese coste hora y cada tarea que realizas? Si la respuesta es no a alguna de estas preguntas, probablemente nunca te hayas planteado comprar tiempo porque, la realidad, es que no tienes ni la menor idea si es algo rentable (para ti) o si no lo es, porque comprar tiempo consiste en que otros hagan tareas que por tu coste hora te están generando perdidas en vez de beneficio.

Piénsalo de esta manera, tu coste hora es de 50€ y llevar la ropa a la tintorería y regresar a casa te toma justo unos 60 minutos, el servicio de recogida de tu tintorería cobra un suplemento de 20€ por buscar tus camisas en el lugar y hora que tú digas, es decir, no tendrías que usar tu tiempo para usar ese servicio y restando el suplemento tendrías una ganancia de 30€ ¡por comprar esa hora!

¡Justo en eso consiste comprar tiempo! En identificar aquello que otros pueden hacer por ti, para que tú no descapitalices el valor de tus segundos. El ejemplo anterior en sencillo y no siempre es una operación matemática exacta, pero es una forma de poner en perspectiva la situación, porque son pocos lo que tienen verdadera conciencia de la cantidad de tareas y micro-tareas que realizan vs. el tiempo que invierten en ellas.  Ponerle precio a tu hora da perspectiva, porque cuantificamos mejor (y muchas veces también damos más importancia) el dinero que el tiempo.

Ahora, solo piensa, cómo comprarías tu tiempo, ¿contratando una empresa de catering que te lleve la comida al trabajo?, ¿contratando el transporte escolar para que los peques vayan al cole?, ¿haciendo la compra de la semana online? Hay tantas opciones como personas, solo es cuestión de reconocer qué estas dispuesto a cambiar de tu rutina.

Solo nos queda una pregunta por hacer… ¿qué harás con el tiempo comprado? Sacarle verdadero valor depende de ti.

Do it clear!