Embrace Darkness

Step Into the Light

Contacto

Leer

?

Cada inicio de curso intuimos qué nos puede esperar, algo así como un almuerzo para contarnos cómo fue el verano. Estampas que enamoraron los ojos de algunos, restaurantes que cautivaron paladares, rutas imprevistas que acompañaron a otros o el hacer nada que regaló el descanso que se buscaba. Estas dos semanas de agosto que cerramos el estudio por vacaciones no ha conllevado una vuelta usual. Así lo marcaba la semana pasada el Google Calendar: lunes 21 de septiembre a las 9:30, reunión de equipo vía online.

Aquello normal se rige por una notoria carga de subjetividad. ¿Qué ubicamos dentro de una normalidad? En vacaciones es normal no ponerse el despertador, con la vuelta a la rutina es normal madrugar, para los deportistas es normal organizarse la semana para sacar ese tiempo para entrenar… ¿Qué es normal?

La normalidad lleva intrínseca otro concepto, la generalización. Las costumbres de muchos no tienen por qué ser las mismas que las de una minoría, siendo las acciones de este segundo grupo igualmente de corrientes, para ellos claro.

La situación actual generada por la pandemia nos ha dejado situaciones que no acostumbrábamos a ejecutar y que hoy ya podemos ubicarlas dentro de ese saco de acciones normales. Para el equipo de Brandsummit, teletrabajar ya convivía entre nosotros, pero no era protagonista de nuestra jornada laboral al 100%. “No esperes a que te impongan las cosas, adelántate si crees en ello”, estas fueron las palabras de nuestro director estratégico David Baldoví cuando nos vimos abocados a trabajar desde nuestras casas, sí o sí. Ahora, tenemos la opción de volver al estudio, seguir con nuestros ordenadores en casa o escoger cualquier otro lugar para desempeñar nuestras tareas.

¿Algo ha cambiado? “En esencia nada ha cambiado, es decir, seguimos trabajando como lo hacíamos antes, sin horarios y sin puestos fijos de trabajo, basado en nuestra metodología DO IT CLEAR (responsabilidad, libertad y transparencia). Lo que ha cambiado, dentro de esta libertad, es que antes la predisposición de nuestra libertad era trabajar mayoritariamente desde el estudio y ahora desde casa. Seguiremos apareciendo por el estudio cuando sea necesario o cuando nos apetezca y cuando lo hagamos será con higiene y seguridad, pues hemos adaptado el estudio para ello”, responde Baldoví.